CÁNCER DE MAMA

INCIDENCIA

El cáncer de mama es el más frecuente en la mujer española y supone casi el 30% de todos los cánceres. La mortalidad de este tipo de cáncer ha descendido notablemente en los últimos años debido a los avances en los programas de cribado y en los tratamientos, pero desgraciadamente sigue siento la primera causa de muerte por cáncer en España en las mujeres. La edad de máxima incidencia está por encima de los 50 años pero aproximadamente el 10% se diagnostica en mujeres menores de 40 años. La supervivencia media del cáncer de mama tras cinco años es del 89% en el estadio I y del 24% en el estadio III.

 

PROCESO

El cáncer de mama aparece cuando las células del epitelio glandular se reproducen de forma incontrolada y muy rápidamente. Estas células cancerosas pueden viajar a través de la sangre y los vasos linfáticos y llegar a otras partes del cuerpo donde pueden adherirse a los órganos y formar la metástasis. AL igual que los otros cánceres, como el osteosarcoma o los tumores cerebrales, la causa o las causas que provocan el cáncer de mama no se conocen, pero si se saben algunos factores de riesgo que predisponen.

 

FACTORES DE RIESGO

La edad es el principal factor de riesgo. A medida que la mujer se hace mayor tiene más probabilidades de padecer cáncer de mama. Las mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama, tienen más riesgo. Existen también los factores reproductivos, aquellos agentes que aumentan la exposición a los estrógenos endógenos como la aparición temprana de la primera regla, la menopausia tardía o el uso de terapia hormonal sustitutiva después de la menopausia aumentan el riesgo de cáncer de mama. También tienen cierto riesgo aquellas mujeres que no han dado a luz nunca. Para finalizar también podría haber una predisposición aquellas mujeres que consumen alcohol y tienen obesidad.

 

REVISIONES

La manifestación más frecuente que ayuda a detectar el cáncer de mama es la aparición de un bultito, un nódulo palpable que generalmente no causa dolor. Otros síntomas frecuentes son las alteraciones de la piel de la mama o la retracción del pezón. La autoexploración y las mamografías son las herramientas más útiles para encontrar bultos sospechosos en las mamas. La técnica facilita la detección de pequeños bultos, difíciles de predecir mediante la palpación del pecho. Aunque la mayoría de especialistas están de acuerdo en que las mamografías son la técnica diagnóstica de elección para detectar el cáncer de mama por su efectividad ya que puede detectar la enfermedad dos años antes de que puedan ser palpadas, no hay un acuerdo en la edad a partir de la cual debe comenzar a llevarse a cabo ni la frecuencia con que deben realizarlas. Pero en lo que si están muchos especialistas de acuerdo es en la edad de los 50 años donde deben hacerse las mamografías con una frecuencia de dos años, ya que el cáncer de mama, es más frecuente a partir de esta citada edad. Las mujeres que tengan antecedentes de familiares de cáncer de mama de primer grado deberían hacerse la revisión a partir de los 45 años. No todos los bultos que aparecen en las mamas son un síntoma de cáncer. De cada 10 bultos 9 son benignos, de hecho estos bultos no cancerosos pueden ser fibrosis o tumores de tejido conectivo o glandular, o quistes o bolsas llenas de líquido. Los tumores benignos de mama llamados fibroadenomas no constituyen un peligro para la vida y suelen tener fácil tratamiento.

 

TIPOS

Los tipos de cáncer de mama, son variados: el carcinoma lobular, conocido como neoplasia lobular invasora, sigue el mismo proceso de filtración que el carcinoma ductal invasor hacia el tejido adiposo, pero desde los lobulillos. El cáncer inflamatorio de mama es un cáncer bastante agresivo que crece rápido. Se denomina inflamatorio porque las células cancerosas bloquean los vasos linfáticos y esto se manifiesta en la piel. También debemos hablar del tipo de cáncer de mama llamado mucinoso o coloide, en el que las células cancerosas producen cierta mucosidad y el medular,un tumor infiltrante, pero con mejor pronóstico que otros cánceres invasores. El cáncer de Paget, se propaga por la piel del pezón y de la aureola, tiene una aparición escamosa y rojiza con ocasionales perdidas de sangre. La enfermedad de Paget puede estar asociada con un carcinoma in situ o infiltrante.

 

DIAGNÓSTICO

La mamografía o mastografía es una exploración diagnóstica de imagen por rayos X de la glándula mamaria, mediante aparatos denominados mamógrafos. Estos aparatos disponen de tubos de emisión de rayos X especialmente adaptados para conseguir la mayor resolución posible en la visualización de las estructuras fibroepiteliales internas de la glándula mamaria. La mamografía, cuando detecta una lesión sospechosa de cáncer, la clasifica dentro de una categoría de BI-RADS (Breast Imaging-Reporting and Data System), las primer Las etapas I y II son benignas, la III es normalmente benigna, mientras la IV y V aumenta la probabilidad de que sean malignas. En muchas ocasiones la mamografía puede revelar lesiones malignas sin que estas se palpen clínicamente. Las mamografías no son fiables al cien por cien y pueden ofrecer imágenes sospechosas que al final no son malignas o no detectar un tumor maligno. La ecografía permite distinguir lesiones quísticas (rellenas de líquido) de lesiones sólidas. Esta técnica suele completar a la mamografía.

La resonancia magnética nuclear RMN es una exploración radiológica que utiliza la acción de un campo electromagnético para obtener imágenes. Esta se utiliza como prueba complementaria a las dos anteriores o para analizar el cerebro o la médula espinal. Si tras estas pruebas sigue la sospecha del posible cáncer se llega a la biopsia, de hecho el diagnóstico final del cáncer de mama, lo realiza el especialista en anatomía patológica al observar las células malignas obtenidas en la biopsia bajo el microscopio. El especialista a partir de estas células será capaz de definir el tumor, evaluar el pronóstico y los posibles tratamientos. Evaluará el tamaño tumoral, cuanto mayor sea el tumor, mayor riesgo hay de que vuelva a aparecer. El pronóstico de la enfermedad lo establece el número de ganglios que se han visto afectados, cuanto mayor es el número de ganglios mayor riesgo de recaída. Es importante estudiar los ganglios linfáticos de la axila que es el primer sitio donde se extiende el tumor. Una opción para evaluar los ganglios es la técnica del ganglio centinela que permite conservar la mayoría de los ganglios axilares. El ganglio centinela es el primer ganglio linfático donde es posible que el tumor se disemine, para localizarlo el especialista inyectará un tinte azul cerca del tumor que fluirá a través de los vasos linfáticos hasta llegar a los ganglios.

 

TRATAMIENTOS

El tratamiento del cáncer de mama se basa en múltiples factores y requiere la colaboración de diferentes especialistas: oncólogos, cirujanos, etc. El tratamiento suele comenzar con cirugía y continuar con la radioterapia (se utiliza para impedir que las células tumorales crezcan y a la vez puedan ser destruidas y podemos hablar de la terapia adyuvante o terapia paliativa. La terapia sistémica no actúa de forma local, sino que afecta a todo el organismo y se administra por vía oral o vía intravenosa y se distribuye a todos los órganos y el objetivo de este tratamiento es reducir el riesgo de recaída en la enfermedad y la muerte. Los tres tipos de terapias sistémicas son la quimioterapia, la hormonoterapia y las terapias dirigidas). La terapia que se aplique depende de muchos factores, entre los que incluye el estadio o etapa en que se encuentre el tumor, si hay o no metástasis, el tamaño del cáncer y también de cómo sean las células cancerosas. Con la clasificación realizada por los médicos se establecen el tamaño del tumor, los ganglios linfáticos afectados y el grado de metástasis o propagación a otros órganos, si es que la hay. La más utilizada es el sistema TNM, creado por el Comité Conjunto Americano del Cáncer. Cada letra alude a una característica que se define con un número: T (tamaño) seguido de un número del 0 al 4. Se refiere al tamaño del tumor , cuanto más grande es el cáncer, mayor es el número. N (nódulos) del 0 al 3. Hace alusión a los ganglios linfáticos que se encuentran afectados por las células cancerosas. M (metástasis) Seguida de un 0 al 1. Indica si el cáncer se ha extendido a otros órganos 1 y si no se ha extendido 0. La cirugía se utiliza con la idea de extirpar el tumor y analizar los ganglios de la axila y existen dos opciones, la conservadora donde el especialista retirará el tumor y una pequeña cantidad del tejido sano que hay alrededor. La otra opción es la Mastectomía donde el especialista extirpará toda la mama.

 

Efectos secundarios del tratamiento

Algunos de los síntomas más frecuentes son las nauseas y los vómitos. Para evitarlo se pueden requerir medicamentos antieméticos (contra los vómitos). El médico le indicará no solo los que debe tomar antes de la sesión de quimio, sino también los que tendrá que tomar después en casa. Debe beber mucho líquido pues es útil frente a las nauseas, que irán remitiendo cuando pasen unos días tras recibir el tratamiento. Otro de los síntomas es la perdida de cabello, que a pesar de no ser un efecto grave es motivo de angustia porque influye en su aspecto al que algunos les cuesta acostumbrarse. Generalmente la perdida de cabello aparece a las dos o tres semanas del primer ciclo de terapia y remite al finalizar el tratamiento que volverá a crecer. Las irritaciones de la boca son frecuentes con la quimioterapia y son frecuentes las mucosistis o irritaciones bucales y puede producir ardores en la boca, es ideal hacer enjuagues antisépticos. La anemia se manifiesta a través del cansancio, la debilidad y la palidez extrema y a veces el paciente necesita una transfusión de sangre.