La Playa

Era un día de verano, la playa estaba repleta de gente, el calor comenzaba a ser sofocante, eran las once de la mañana y había quedado a las once y cuarto con mis amigos Leonardo y Evaristo para disfrutar de un día de descanso. Todavía no teníamos las vacaciones y al día siguiente debíamos cumplir con el trabajo, así que me había metalizado para no excederme demasiado en ciertos aspectos como tomar demasiado el sol, dar volteretas en la arena abrasadora o quedarme demasiado tiempo en el agua y arriesgarme que las medusas se cebaran conmigo.

Leer más

Mi Pueblo

No consigo recordar casi nada de mis primeros años, los inmediatos recuerdos que se tejen en mi memoria coinciden con la llegada de Rosana al pueblo. La primera vez que la vi era un viernes del mes de Diciembre, me acuerdo perfectamente como si fuera hoy porque el día anterior cumplí 14 años y mi regalo fue una mochila escolar que estrenaba ese mismo día. Estábamos en la clase de la profesora Rosa que nos impartía lengua extranjera y una tenue luz entraba por la ventana por las persianas semiabiertas.

Leer más