La Lactancia

Durante la lactancia materna es importante cuidarse, ya que es un periodo de gran desgaste (físico y psicológico) para la madre. Sin embargo, existen multitud de creencias populares que no tienen ningún fundamento y sólo sirven para complicarnos la vida. En este artículo intentamos desmentir aquellas leyendas urbanas falsas sobre la lactancia materna. No obstante, en algunos casos particulares el médico puede dar consejos distintos, en función de las circunstancias médicas del niño amamantado y de su madre.

-En general, no hay alimentos prohibidos para la madre, durante la lactancia materna la madre puede comer TODOS los alimentos que quiera, incluidos espárragos, ajo, col, coliflor, agua, leche, etc. Algunos alimentos pueden dar sabor a su leche, pero esto no es perjudicial para su bebé. Al contrario, con esto el bebé empieza a aprender nuevos sabores, y cuando comience a tomar papillas de carne, verdura, etc., las aceptará mejor.

- Probablemente tendrá más sed y más hambre. Siga una dieta variada, y evite dietas estrictas de adelgazamiento.

- La madre lactante debe evitar tomar: tabaco, alcohol, cafeína (café, colas, tés, mate, etc.), drogas y algunos fármacos (consulte siempre a su médico cuando necesite tomar algún medicamento). No obstante, tenga en cuenta que la mayoría de los medicamentos son compatibles con la lactancia.

- Lo único que aumenta la producción de leche es el vaciado periódico de los pechos (cuanto más mame el bebé, o cuanto más use el sacaleches, más leche tendrá).

- Existe ropa de lactancia que puede facilitarle el amamantamiento de su bebé y la extracción de leche, aunque no es imprescindible y a algunas madres les resulta incómoda.- Puede usar desodorante y colonia, con cuidado de no aplicárselo en el pecho (especialmente si es un desodorante en spray).

- Durante la lactancia es posible quedarse embarazada (aunque el riesgo de embarazo es muy bajo si se cumplen todas estas condiciones: bebé menor de 6 meses, lactado exclusivamente al pecho y con al menos 1 toma nocturna).

- La leche que sale durante los primeros minutos de la tetada es más transparente porque contiene menos grasa, pero es más rica en proteínas y minerales. Esto es normal, ocurre en todas las mujeres y no significa que su leche esté “aguada”.