Croquetas

Las croquetas son el entrante favorito de miles de personas y uno de los emblemas de la cocina española, aunque debes saber que el origen de este alimento que nos tiene conquistadas es francés. Croquette, proviene del vocablo francés croquer (crujir) y es que todas sabemos que el secreto de una deliciosa croqueta es que sea crujiente por fuera y tenga una textura cremosa en su interior.

Como sabes, preparar croquetas es todo un arte que se mejora generación tras generación.

Algo evidente porque no existen mejores croquetas que aquellas que prepara nuestra abuela, ¿verdad? Si hablamos del interior, la paciencia es la clave para una buena bechamel. Además, hay algunos trucos infalibles a la hora de freírlas como esperar que el aceite esté bien caliente, no mezclar diferentes tipos y utilizar siempre aceite limpio.

Es cierto que este pequeño placer es muy calórico pero también es un alimento muy completo que, con moderación, podemos permitirnos. Así que, más allá de las tradicionales croquetas de pollo, de jamón o de bacalao, hoy te vamos a descubrir algunas de esas recetas innovadoras que hay que probar al menos una vez en la

  • Croquetas de setas de burdeos

Ingredientes:

20 g de mantequilla

420 g de harina

3 litros de leche

1 kg de setas de Burdeos frescas

3 cebollas cortadas en brunoise

Esencia de setas de Burdeos

 

Modo de elaboración:

En primer lugar, rehogamos la cebolla con mantequilla y una vez que esté lista, añadiremos las setas de Burdeos cortadas en brunoise (en pequeños dados) y lo dejamos cocer durante unos 8 minutos. Después, añadimos la harina y mantenemos al fuego durante unos 5 minutos. A continuación, incorporamos la leche y dejamos durante unos 20 minutos más sin dejar de remover, rectificando de sal, pimienta y esencia de setas de Burdeos a nuestro gusto.

 

Tras esto, extendemos la masa resultante en placas rectangulares de 1 centímetro de altura y la dejamos en reposo. Cuando se haya enfriado, la cortaremos en cuadrados. A continuación, pasamos cada una de estas piezas por harina, huevo y pan rallado y, posteriormente, freímos en aceite de oliva a 180º. En el caso de esta receta, te recomendamos freírlas congeladas porque se trata de una bechamel muy cremosa.

  • Croquetas de gorgonzola y espinacas

Ingredientes:

300 g de queso gorgonzola

500 g de espinacas

1 cebolla grande

400 ml de leche

3 yemas de huevo

100 g de harina de trigo

50 g de maicena

Una pizca de nuez moscada

Sal

Pimienta

Aceite de oliva virgen extra

3 claras de huevo

Pan rallado

Aceite de oliva para freír

 

Modo de elaboración:

Para empezar, ponemos un chorrito de aceite de oliva virgen extra en una cazuela y sofreímos bien la cebolla picada hasta que esté dorada. Cuando esté lista, añadimos las espinacas frescas y el gorgonzola cortado en daditos. Después, lo cocemos durante cinco minutos y en un bol aparte mezclamos con la batidora o unas varillas la leche, la harina, la maicena, las yemas, la sal, la pimienta y la nuez moscada e incorporamos esta mezcla al sofrito que hemos preparado.

 

Lo ponemos todo a fuego medio y continuamos con la cocción sin dejar de remover hasta que la masa se despegue de las paredes. Cuando tenga la consistencia adecuada, la dejamos enfriar, le damos forma y las pasamos por las claras de huevo, las rebozamos con pan rallado y las freímos en aceite bien caliente. ¡Te encantarán!

  • Croquetas líquidas de berenjena y tomillo

Una auténtica revolución en el mundo de los croquetas es lo que nos propone Jordi Juncà del restaurante Ca l'Enric, en Vall de Bianya (Girona). ¿Quieres probarlas?

 

Ingredientes:

1 kg de berenjenas

150 ml de crema de leche

12 colas de pescado

2 huevos

Harina

Pan rallado

Tomillo de la alta Garrotxa

Aceite de cacahuete

 

Modo de elaboración:

En primer lugar, preparamos una brasa con llama viva y ponemos las berenjenas sobre la parrilla y las vamos girando sobre la llama hasta que estén bien cocidas. Después las pelamos y colocamos la pulpa de la berenjena en un bol junto a la crema de leche, las hojas de tomillo y las colas de pescado previamente remojadas con agua fría y trituramos todo.

 

Metemos esta masa un par de horas en el frigorífico y, una vez que la masa cuaje, hacemos bolitas con ella y después las pasamos por harina, huevo batido y pan rallado y volvemos a llevar a la nevera para que queden cuajadas. Posteriormente, freímos con aceite de cacahuete durante dos minutos y las ponemos a secar sobre papel absorbente. Por último, las meteremos al horno a 150º durante un minuto y... ¡Listas para servir!

  • Croquetas de pescado, marisco y bechamel

Ingredientes (para unas 50 unidades):

250 g de merluza desmenuzada

8 gambas medianas

1 litro de leche

100 g de mantequilla

100 g de harina

2 cebollas

1 diente de ajo

Sal

Pimienta

Aceite de oliva

Harina, huevos y pan rallado para el rebozado

 

Modo de elaboración:

En primer lugar, hacemos un sofrito con el diente de ajo y las cebollas cortadas muy pequeñas. Después, añadimos la merluza y salpimentamos. Aparte, pelamos las gambas, reservamos las cabezas y troceamos los cuerpos para añadirlos en el sofrito que estamos preparando. Cuando esté listo apartamos del fuego y reservamos. En una cazuela aparte, fundimos mantequilla e incorporamos las cabezas de las gambas.

 

Después, dejamos que se confiten chafándolas de vez en cuando con una mano de mortero. Cuando las cabezas hayan desprendido todo el jugo, lo colamos para obtener así mantequilla de gambas. A partir de esta mantequilla podemos realizar una bechamel, añadiendo harina y siguiendo el proceso habitual. Cuando esté lista, agregamos la bechamel al sofrito de ajo, merluza, cebolla y gambas y mezclamos con una cuchara hasta conseguir una masa homogénea. Después, dejamos enfriar la masa y le damos forma a las croquetas y las rebozamos con harina y huevo.

  • Croquetas de arroz japónica, miso y sésamo

Las tres estrellas Michelín del restaurante Sant Pau de Carme Ruscadella nos pueden dar una pista sobre la delicia que te presentamos a continuación. ¡Métete en tu papel de chef y adelante!

 

Ingredientes:

200 g de arroz

400 ml de agua

15 g de mantequilla

10 g de harina

100 ml de leche

40 g de miso

40 ml de salsa de soja

4 gotas de pasta de sésamo

5 hojas de shiso verde cortadas en brunoise

100 g de puerro picado fino

Harina de trigo

1 huevo entero

Sésamo blanco y negro y panko

 

Modo de elaboración:

En primer lugar, sofreímos el puerro cortado muy fino y, a continuación, mezclamos aparte la mantequilla y la harina y, poco a poco, vamos añadiendo leche con el miso, la soja, el sésamo y el shiso y lo llevamos a ebullición sin salar.

 

Para preparar el arroz, debemos lavarla muy bien hasta que el agua con el que lo lavamos salga totalmente limpia. Cuando esté lista, pondremos agua a hervir en un cazo y cuando comience la ebullición dejaremos cocer durante unos 17 minutos. Después, añadimos una pizca de sal y mezclamos el arroz con la bechamel y el sofrito cuando estén tibios. A continuación, disponemos la masa en un recipiente y dejamos enfriar para cortarla en barritas de 1,5 cm de grueso por 5 cm de largo.

 

Después, a la hora de rebozar utilizaremos harina, huevo, sésamo y, finalmente, panko. Por último, freímos con abundante aceite de oliva de modo que la croqueta esté completamente sumergida y las colocaremos sobre un papel de cocina absorbente. ¡Están riquísimas!