Sant Genís dels Agudells

La mención de Sant Genís dentro del término de los Agudells, aparece en un escrito del 19 de abril de 1017. El núcleo primitivo de Sant Genis de los Agudells está formado por la iglesia, el cementerio , la casa rectoral y la próxima masía de Can Safont. Ubicada e a 200 metros de altitud en la falda del Tibidabo, el ayuntamiento de Barcelona la ha catalogado de conjunto histórico artístico.

El templo de Snt Genís dels Agudells está dedicado indistintamente al mártir romano Genís el Comediant y al mártir provenzal Genís el Escribano. En el Santoral de la iglesia católica la conmemoración litúrgica de los dos santos corresponde al día 25 de agosto. A finales del siglo XVII la capellanía de la parroquía de Sant Genís dels Agudells irá unido a la dignidad de Canonge-Sagristá del capitol de la Catedral de Barcelona. Suponemos que el patrocinio de Seu de encima de la parroquia provenía del episcolado del obispo Guislabert (1023-1062) vizconde de Barcelona, que lo heredaría de si padre el vizconde Udalart presunto señor de la contrada. En el siglo XIV dentro del término se fundó el monasterio de frailes jerónimos eremitas de Sant Jeroni de la Vall d´Hebron que se harían dueños de la parroquia de Sant Genís dels Agudells. Desde el otoño de 1313 se tiene noticia de algunos ermitaños que residían escampados por la montaña de los Agudells. Formarían después una pequeña comunidad. En otoño de 1386 el ermitaño Fra Ponç Astars obtiene permiso del obispado para reunirlos alrededor de un altar portátil para oír misa. La guerra con Francia afectaría la contrada en el año 1688 después del desembarco i setge de Barcelona, por las tropas del Duc de Vendomelas fuerzas del duque de Anjou que saquearon y quemaron St Gervasio el 4 de abril de 1706 también llegaron a St Genís. Una cierta prosperidad económica beneficia a la iglesia a mediados del siglo XVIII se hacen reformas importantes en el templo y se añade capillas para ampliarlo. Entre 1770 y 1780 la parroquia de Sat Genís vuelve de los frailes al dominio episcopal. De esta época es la descripción de Francisco de Zamora en uno de sus viajes “ nos dirigimos casi sin seguir camino al monasterio de Sant Jerónim de Hebrón que está en esta montaña, en un valle con su nombre” Los franceses quemaron el monasterio de Sant Jerónim de la Vall de Hebrón el 12 de agosto de 1808. Los soldados napoleónicos no respetaron nada. Sant Genís sufre también el rigor del pillaje y la depredación. El crecimiento precipitado de la población de la localidad del entorno de Barcelona, en la segunda mitad del siglo XVIII en Horta, se refleja en la urbanización del sector más cercano a Vilapiscina donde hoy está la plaza de Santes Creus. La reforma parroquial dl año 1836 permite la segregación del término y ampliar y establecer de forma definitiva la parroquia de Sant Joan de Horta. El ayuntamiento adopta un nombre doble Sant Joan de Horta y Sant Genís dels Agudells y cambia el escudo de los sellos. Después del decreto del cardenal arzobispo don Narcis Jubany y Arnau firmado el dia 29 de marzo de 1984 que por razones de la topografía anexionaba a la parroquia del Sagrado Corazón del Tibidabo a la parte más alterosa del término la parroquia de SANT Geníis del Agudells tiene la siguiente demarcación “ Partiendo del punto más al este del llamado “revolt de la paella” de la carretera de Sant Cugat (antes carretera de Gracia a Manresa) baja en línea recta imaginnaria hasta la confluencia de la calle de Vayreda con la calle de la arquitectura, continua por el eje de esta ultima calle, ele je del paseo Vall de Hebrón, el eje de la avenida Jordán y el eje de la calle Judea y su prolongación proyectada hasta encontrar la calle Nazaret. Desde tiempos antiguos se hace pensar de la existencia de enterramientos en las cercanías de la iglesia de Sant Genis del Agudells como es habitual en los lugares del culto arcaicos. Hay un escrito del 18 de abril de 1060 que cita el que haya un cementerio delante de la puerta de la iglesia. Bajo la advocación de Madre de Dios de la Buena Suerte era conocida una pequeña imagen de madera de la Virgen Maria venerada en la iglesia de Sant Genis dels Agudells hasta el incendio de 1936 en que desaparece. Cuando desparecen todos los cementerios de Barcelona el templo de Sant Genis del Agudells perdía su uso como parroquial ya coge restos mortales de los vecinos de otros lugares, Agudells, Horta, Vallcarca, etc…La fundación y donación del monasterio de Sant Jerónim produce cambios significativos a la toponimia del paisaje, los jerónimos establecieron el cenobí en el siglo XIV con el título de Sant Jerónim de Collserola. Hebrón es una ciudad antigua de Palestina en el altiplano de la división de las aguas entre el Mediterráneo y el mar muerto. Fue la capital del reino de David antes que lo fuera Jerusalén. Una tradición arcaica pretende que Sant Jerónim había hecho vida de anacoreta en un desierto de la región a finales de l siglo IV por eso cogieron tal denominación.

 

LOS PENITENTES

Muchas veces se ha querido relacionar este lugar incluido dentro del término de la parroquia de Sant Genís dels Agudells hasta el año 1964 con los anacoretas o ermitaños de Sant Jerónim de Collserola. EL toponímico de los Penitentes proviene de una urbanización fundada en 1902 que cogió el titulo de un convento de ermitaños establecidos a mediados del siglo XIX, los hermanos terciarios Carmelitanos descalzos o de la enseñanza, dedicados a la caridad, cura de enfermos y a la pedagogía. Abrieron casa el año 1862 con el título de Santa Cruz de Vallcarca en unos terrenos propiedad del Padre Palou situados donde pasa el paseo de la Vall de Hebrón en la calle Ticiá por encima del torrente que limita con la finca de Can Genís. Los hermanos llevaban una vida anacorética e cuevas excarvadas aprovechando el desnivel de la solana y emprendieron la construcción de un oratorio conocido como “Convento de los Penitentes” por una epidemia de tifus la residencia fue desmantelada y la comunidad reducida a prisión. De principios del siglo XI os consta la existencia de la fantástica parroquia de Sant Genís dels Agudells. El documento más antiguo que conocemos que la nombra es del año 1028. Hay una esplendida cita a la entrada del despacho parroquial que puede considerarse un homenaje al sufrimiento y sacrificio de la parroquia de Sant Genís dels Agudells a través de la historia “ florece la rosa donde hay sencillez cuidado y amor Florece el amor donde hay respeto y fidelidad “HS

 

Carlos Ibáñez Lorente