Los anticonceptivos

A nadie se le escapa que los tiempos que vivimos comparados con décadas atrás la oferta y variedad en el mercado de anticonceptivos "antibabies" ha evolucionado de una forma meteórica. La píldora, el anillo o aro vaginal, el DIU dispositivo intrauterino, el condón femenino (diafragma). Las opciones son muchas y variadas, pero cada mujer debe saber cual se ajusta más a sus necesidades. Casi todas las mujeres se plantean alguna vez en su vida tomar anticonceptivos, aunque la elección debe ser fruto de un estudio ginecológico, la última palabra la tienen ellas.

El funcionamiento en el sexo masculino, es menos complicado y hay menos opciones, el simple preservativo o también la vasectomía en la que se bloquean los conductos que transportan el esperma. Muchos hombres en las relaciones sexuales no son conscientes ni pueden imaginarse lo complicado que es el uso de los anticonceptivos en las mujeres, sus riesgos y sacrificios. La realidad es que hay que plantearse muchas cosas si no se quiere tener un embarazo no deseado. Atrás ha quedado el "coitus interruptus" o la abstinencia periódica que significaba no realizar el acto sexual, en las épocas, o en los días del mes fértiles para la mujer. Para muchas mujeres es un gran esfuerzo y a veces los anticonceptivos, pueden dar más problemas, de lo que uno se puede imaginar. Falta de apetito sexual, dolores menstruales, puede variar el peso con un sensible aumento corporal cambios de humor anormales, jaquecas, sangrado, sequedad vaginal, etc. Si hablamos de algún tipo de anticonceptivo, el parche por ejemplo produce un nivel más elevado de hormonas en la sangre que los propios anticonceptivos orales y pueden producir un mayor porcentaje de posibilidades de formar coágulos en las vías venosas. La píldora poscoital, puede afectar el correcto funcionamiento del estado asociado al estado de ánimo, y es aconsejable tomarla cada día a la misma hora porque la alternancia en los horarios puede perder su eficacia. Sin embargo tiene altas dosis como hemos comentado de hormonas, y no se recomienda usarlo como anticonceptivo. El anillo vaginal otro tipo de anticonceptivo bastante usado entre las mujeres y quizás uno de los más cómodos. Con respecto a la píldora, el anillo es un método anticonceptivo mucho más cómodo de usar, puesto que se ha de poner un día y quitarlo a las tres semanas, sin embargo tiene menos opciones de olvido y es más flexible y fácil de colocar, al ser de plástico y transparente y con una dimensión mínima de unos 4 a 5 centímetros de diámetro. Si bien los efectos secundarios son iguales que la píldora, algunos afirman que las hormonas están más concentradas, por lo que todos los síntomas se ven paliados. Sin embargo, en algo que coinciden casi todas las mujeres que se ponen el anillo por primera vez, son los cambios de humor por las hormonas que libera Continuando con la variedad de anticonceptivos nos encontramos con el parche, un anticonceptivo diferente a los demás ya que se coloca directamente sobre la piel seca y por supuesto limpia, pero no se toma por vía oral, ni se introduce dentro de la vagina y viene a ser del tamaño de una tirita. El funcionamiento del parche, es uno de los adelantos en este sector, ya que libera una vez pegado en la piel seca y limpia, unas hormonas idénticas a las ya conocidas de la píldora anticonceptiva. El DIU dispositivo intrauterino es otro medio anticonceptivo bastante usado, aunque los efectos varían de los anteriores, ya que la protección que ofrece es a largo plazo, por lo general unos nueve años. Es recomendado para personas que tengan la seguridad de no querer quedarse embarazada en mucho tiempo, o aquellas que ya han tenido un hijo y no piensan en ampliar la familia, por el momento, ya que el tratamiento es completamente reversible. Es bueno saber que los anticonceptivos.