La osteosporosis en la mujer

La Osteosporosis es una enfermedad de los huesos en la cual estos pierden densidad, son de menor calidad y se hacen menos resistentes, aumentando el riesgo de padecer facturas. La causa exacta de la osteosporosis se desconoce aunque existe una serie de de factores que aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad como son: edad avanzada, antecedentes familiares de osteosporosis, bajo peso, tabaquismo, consumo excesivo de alcohol, y tratamiento con algunos fármacos como los corticoides.

En una minoría de casos la osteosporosis se debe a otras enfermedades que padece la persona como puede ser problemas de tiroides, hígado o riñón. La osteosporosis afecta principalmente a mujeres después de la menopausia debido al déficit de estrógenos y a hombres y mujeres más grandes de 70 años (osteosporosis senil). Se trata de una enfermedad que no da síntomas hasta la aparición de su complicación principal, que es la fractura de huesos, siendo las más frecuentes la de la columna vertebral, cadera, antebrazo, brazo. En la mujer después de la menopausia son más frecuentes las fracturas vertebrales y de radio y en la gente mayor las fracturas de fémur.

Actualmente el método aceptado para diagnosticar la osteosporosis es la medida de la densidad mineral ósea mediante una prueba radiológica llamada densitometria ósea. Habitualmente esta medida se realiza a la columna lumbar y al cuello del fémur. No queda claro que esta prueba se haya de hacer a todos, se recomienda sobretodo en personas con factores de riesgo de padecer osteosporosis. Una densidad mineral ósea baja es un factor de riesgo importante de padecer una fractura , pero existen otros factores que pueden aumentar este riesgo y que también se han de considerar como son la edad avanzada, ser mujer y haber tenido alguna fractura previamente. Para tratar la osteosporosis siempre sea de tener cuenta medidas no farmacológicas como evitar el sedentarismo, dejar de fumar, reducir el consumo de alcohol y asegurar un aporte importante de vitamina D y calcio en la dieta o con súplementos. De otra banda disponemos de diversos medicamentos que aumentan la densidad mineral ósea y disminuyen la posibilidad de tener fracturas. El tratamiento más adecuado para un paciente diagnosticado de osteosporosis se habría de decidir en función de los factores de riesgo que tenga de padecer una fractura.