La incontingencia orinaria en la mujer

Con bastante frecuencia la incontingencia orinaria acaba en un trastorno crónico porque no se consulta al especialista. En el caso de las mujeres embarazadas, a medida que pasan los meses, el feto crece y se produce un aumento de la presión intrabdominal sobre el suelo pélvico de la madre. Esta situación natural, produce o puede provocar una presión sobre la vejiga urinaria que acaba produciendo una perdida, es la llamada de esfuerzo, que suele ser la más frecuente y habitual.

Las estadísticas sobre este tema en las mujeres españolas, aproximan a que un 15% de las mujeres entre 26 y 64 años sufre incontingencia urinaria. Un 30% entre la franja de los 60 y 75 años y a partir de los 75 años prácticamente un 50% sufre este trastorno. Volviendo al tema arriba citado de la incontingencia de esfuerzo asociada a la maternidad, en muchas ocasiones cuando se ha dado a luz, permanecen esas pérdidas de orina, debido a los antecedentes familiares, el sobrepeso pero en muchas ocasiones esa citada incontingencia de esfuerzo, se convierte en crónica debido a que no se consulta al médico. La incontingencia de urgencia, que es otro tipo muy común, o vejiga hiperactiva, suele limitar más la calidad de vida, ya que a diferencia de la de esfuerzo, su nombre lo dice, la mujer sabe que ante un determinado esfuerzo puede tener una perdida, (es el caso de una mujer en estado que estornuda y tiene una pérdida de orina) en cambio en la de urgencia no lo puede evitar. A veces los motivos de tener perdidas orinarias, se puede deber a la toma de productos no aconsejables como las bebidas estimulantes, o aguantarse durante el día para no ir al lavabo.