La gripe en bebes

Medidas de prevención de la gripe para bebés

Los bebes tienen la costumbre de una forma natural de llevarse todo a la boca, por eso el riesgo de contagio de gripes y catarros es alta. Cada año podemos hablar de un virus de origen diferente es bueno en esta época de invierno de tomar algunas precauciones generales siempre ayudan a prevenir estas enfermedades.

Lavar las manitas del bebé antes de amamantarlo. Además, hay que lavar con frecuencia tanto las manos del bebé como las de los niños más mayores. No dejar que compartan con otros niños o con sus hermanos los juguetes o artículos que se llevan a la boca como muñecos, mordedores, chupetes, etc. Lavar con agua y jabón todos estos artículos del bebé varias veces al día. No permitir que los adultos se lleven a la boca los objetos del bebé: cuchara, tetina, chupete, etc. Si se sospecha que el niño puede estar enfermo, no hay que llevarle a la guardería ni tenerle con otros niños hasta que el médico lo aconseje. Si el bebé está enfermo debe seguir tomando pecho.

En los casos que sea la madre la que esté enferma, ha que tomar estas precauciones. En primer lugar No ha de dejar de darle el pecho a su bebé. Se debe lavar las manos cada vez que vaya a coger al niño. Conviene que se ponga una mascarilla para amamantar. Otro aspecto que puede suceder en un hogar cuando hay un bebe, es que haya un enfermo en casa. Como estos virus se transmiten por el aire y por contacto, para no contagiar un catarro o gripe a los niños se ha de tener cuidado con los elementos que puedan dispersarlos y extremar la higiene. Utilizar pañuelos de papel para tapar la boca y la nariz al toser y al estornudar y usarlos una sola vez. Tirar estos pañuelos a la basura o a un contenedor cerrado. Lavarse las manos cada vez que se estornuda o tose con agua y jabón o con alcohol durante 15-20 segundos. Hay que tener cuidado de frotar bien la palma y el dorso, entre los dedos, las uñas y las muñecas. Secarse con papel desechable o con una toalla de uso personal. No compartir pañuelos, servilletas o toallas, en especial con los niños. Evitar el contacto con los niños y, en especial, con bebés y embarazadas: no besar, abrazar, hablar muy de cerca, toser o estornudar a su lado. Ventilar bien y varias veces al día las habitaciones.

 

Por: Anna T. Farran

Asesor: Dr. José Mª Molero, Grupo de Enfermedades Infecciosas de la SEMFYC (Sociedad Española de Médicos de Familia y Comunitaria).