La enfermedad de Castleman

La enfermedad de Castleman proviene del médico que lo descubrió Bennjamín Castleman. Es un raro desorden linfoproliferativo que puede involucrar un linfonodo o ser de carácter sistémico y afectar a todos los linfonodos del cuerpo. Hay que distinguirlo de la hiperplasia reactiva y malignidades.

Se caracteriza por el crecimiento de tumores benignos que puede desarrollarse a partir del tejido de un solo linfonodo o a partir de múltiples sitios simultáneamente. El crecimiento de los linfonodos radica en la hiperproliferación de ciertas células B que con frecuencia son productoras de múltiples citoquinas. A pesar de no ser considerado como un tipo de cáncer, el sobrecrecimiento de los linfocitos resulta similar a lo ocurrido en los linfomas.