El punto G en la mujer

Muchas mujeres, se obsesionan cuando hablamos de la sexualidad y concretamente cuando intentan localizar su punto G, el punto de mayor excitación a la hora de llegar al orgasmo. De hecho el Punto G está rodeado de terminaciones nerviosas. La mujer de por si, es propensa a excitarse con las caricias, lo que se llama la estimulación erógena, los preámbulos antes de realizar el acto sexual, besos en la boca, sobre todo suaves y sensuales, los besos en el lóbulo de la oreja, el cuello, los senos, al igual que a los hombres les gusta, la estimulación de los genitales.

El punto G, forma parte de la anatomía de toda mujer, el punto G, es un tejido que se encuentra en la pared frontal de la vagina a unos 4 cms de su entrada, dirección hacia el ombligo, de ahí que una de las posturas más orgásmicas de las mujeres, o también podríamos decir que la postura preferida por muchas féminas para llegar a un orgasmo más placentero, es la posición del perrito en el acto sexual, ya que el pene logra de esta manera un mejor acceso a la parte frontal de la vagina. En cada mujer puede variar la localización y el tamaño del Punto G, aunque en la mayoría es del tamaño de una moneda pequeña. La mujer es una defensora de encontrarse ese Punto G, que le dé el máximo placer en el acto sexual, en contra del hombre que piensa que descubrirlo es antihigiénico e incluso que pueden convertirse en homosexuales, y perder su parte más varonil. La mayoría de hombres encuentran su Punto G, en el ano, y descubren su mayor excitación sexual, cuando la mujer acaricia el ano del hombre con suaves movimientos circulares.