Divorcio

Quiero divorciarme y tengo dos hijos menores de edad, que vivirán conmigo. Mi marido me pagará una cantidad de dinero parea mantener a nuestros hijos ¿Que gastos se han de incluir y que cuantía debe abonarse (Yolanda Montón de l´hospitalet de Llobregat).

En los supuestos de divorico, la pensión de añimentos a favor de los hijos menores de edad, constituye un deber fundamental, en el que ambos progenitores están obligados a satisfacerlos, aunque las resoluciones judiciales únicamente fijan monetariamente la contribución que ha de hacer el progenitor que no reside con los hijos.

El contenido de los alimentos comprende todo lo indispensable para su sustento, habitación, vestido, asistencia médica, educación, y en general todos los gastos indispensables para cubrir las necesidades de los hijos menores, a fin de mantener como mínimo el nivel de vid similar que disfrutaban durante la convivencia con los dos progenitores.

La determinación de la contribución de los progenitores obligados a satisfacer tales alimentos, se establece en proporción a sus posibilidades y medios económicos y a las necesidades de los hijos. Ello supondrá un análisis detallado de las circunstancias del caso.

El progenitor custodio, con el que conviven los hijos, contribuye manteniendo a los hijos en el propio domicilio y con la atención directa que les presta al tenerlos en su compañía, y si además percibe ingresos propios, también lo hará con carácter monetario.

El progenitor que no reside con sus hijos, contribuye generalmente con el pago de una cuantía periódica de dinero, mensual y anticipada acordada en una resolución judicial. La fijación de la cuantía del progenitor obligado a pagarlos, debe ajustarse a sus reales posibilidades económicas, en proporción a las necesidades de los hijos siendo dicha proporcionalidad valorada por el tribunal que tiene la facultad de fijar la cuantía. Por lo que se tendrá en consideración tanto los ingresos acreditados, como los ingresos probados presumidos por el patrimonio existente, deduciéndose los gastos fijos demostrados, como por ejemplo, el pago de la mitad del préstamo hipotecario que grava el domicilio familiar, el arredramiento de su nueva vivienda con los gastos que ello conlleva y los gastos para cubrir sus necesidades personales.

La jurisprudencia de las Audiencias Provinciales , vienen fijando como cuantía mínima de subsistencia el importe de 150 euros mensuales. Así mismo, dicha pensión de alimentos se irá actualizando, normalmente anualmente en función de las variaciones que experimente el Índice Nacional de Estadística, de forma automática por el obligado al pago y sin previo requerimiento.

Además, en ocasiones y de forma extraordinaria el desarrollo físico, social o educativo de los hijos comunes, genera otros gastos, por lo que es necesario fijar en relación a los mismos una contribución extraordinaria de cada progenitor a dichos gastos, son los Gastos Extraordinarios, y que comprenden aquellos gastos necesarios y convenientes, que no sean sufragados por el sistema público de enseñanza, de salud, etc. Y que en ocasiones son de cuantía elevada, por lo que en caso de tener que abonarse, se abonarán en el momento de producirse y no mensualmente, siendo repartido su pago generalmente entre los progenitores al 50%

 

Paloma Álvaro colegiada núm 25.874